¿A qué jugabas cuando eras muchach@?




En el libro de fiestas del año 1999, se incluía un artículo de entrevistas denominado "Hoy charlamos con...", en el que a cuatro villarrubier@s de diferentes edades, se realizaba una serie de preguntas. Es de imaginar que la intención no era otra, y no sigue siendo otra por mi parte, que intentar apreciar las diferencias en las vidas, tradiciones o costumbres locales.

Concretamente el contenido incluía tres preguntas y las respuestas de cada uno de los entrevistados, pero que yo he preferido separar en tres diferentes artículos, cada uno de ellos con el título de la propia pregunta.

Como ya habéis leído en el título de esta entrada, la primera pregunta era:

¿A qué jugabas cuando eras muchach@?

Respuestas:

Fernando (Nacido en 1917)

"A la comba con las sogas de las mulas, a la píndola (un niño se agacha y los otros saltaban por encima de él), a la churra, a las bolas (se tiraban las bolas y la que más se acercaba a la que esta­ba en el suelo, ganaba), a las cajillas (como las calles eran de barro, se hacía un hoyito en el suelo en el que había que colar las bolas que se tiraban) y, al chito (con una chapita de hierro, había que tirar un palito puesto sobre una cajita de cerillas)."



Ángeles (Nacida en 1949)

"A la semana (se pintaban unos cuadros en el suelo y con un tejo se iba pasando de cuadro en cuadro a la pata coja), a la comba, a los güitos, a llamar a los timbres, al fútbol con los chicos, a cazar ranas en el pilar y a la churra."


María (Nacida en 1966)

"A la semana, a saltar a la goma, a la comba, al resquetao (uno se la liga y tiene que ir apresando a los otros. Los apresados también puede ser salvados por los que están libres), a la churra, al escondite, al bote botero (consistía en poner un bote en el suelo y uno le daba una patada y el que se la quedaba salía corriendo a por el bote mientras los otros se escondían y tenía que encontrarlos), al pañuelo. Los chicos jugaban al fúlbol, a las bolas y a la peonza."



Salvador  (Nacido en 1979)

"Jugaba al balón prisionero, al fútbol, al resquetao, al baloncesto, a la liebre, al retroceso, al tejo, a la peonza, a la churra, al escondite, a la cadena, a cazar lagarti­jas con un matalagartijas (una tablita con una pinza de tender ropa y un clavo, donde se engancha una gomita, que sale disparada al soltar la pinza).
Cuando éramos un poco más grandes jugábamos en las máquinas recreativas, futbolín, ordenador, etc.
En verano íbamos a la piscina a jugar a las cartas y a bañarnos."


Ciertos juegos son asociados con épocas históricas o culturas particulares, mientras que otros aparentan poseer popularidad universal.

Es prácticamente imposible determinar el origen de los juegos o juguetes, pero se sabe que ya en el antiguo imperio romano los niños se divertían con muñecas de marfil, en el Egipto de los faraones tenían también pequeñas estatuillas y animalitos, y en el Perú preinca existían muñecas de trapo.

El común denominador de los juegos tenían un ingrediente: la imaginación, que ha ido quedando de lado por el auge de los juegos modernos electrónicos, mucho más fríos y que se inclinan más por la estrategia, asunto que antes se usaba solamente para jugar ajedrez.






No hay comentarios:

Publicar un comentario